Otra nueva primavera

En 2 días es mi cumpleaños. Esta celebración siempre ha sido mi momento favorito del año. Haces una fiesta, vienen todos tus amigos, hay comida, regalos… con los años va variando pero la esencia se mantiene. Cuando era pequeña no entendía por qué los adultos decían eso de que no les gustaba cumplir años. Ahora lo entiendo un poco. Vale, que voy a cumplir 24 y no 44, pero que se aproxime tu cumpleaños te hace pensar. Aunque este sea un blog personal, no suelo hablar mucho de mí, sino de lo que hago, con quién lo hago y qué fotos saco de ese momento.

Pero me apetecía dedicarme un momento a reflexionar sobre mi vida y el paso de los años:

Cumple mini-Makita

He aquí una foto de uno de mis primeros cumples. Una pequeña argentinita en el jardín de infancia, con la tarta de Minnie, todo un clásico.

Regalos

Y lo mejor de los cumples… ¡regalos!

Princess Makita

Princess Makita y tarta

Con los años cumplí el sueño de ser una princesita por un día, con tarta a juego y todo.

Cumple

Aquí hay otra tarta de Minnie de por medio, se notaba el fanatismo.

Makita chef

En este cumple me convertí en master chef e hice perritos para todos los invitados

6

Aquí ya más crecidita, con 12 o 13 años, unas ganas de vivir palpables y ya en España.

Maka y Fer

A mis 19 ya era toda una señorita. Mi amiga Fer está igual en el fondo.

Cumple Málaga

Este fue el último cumple que celebré en Málaga, nada del otro mundo pero muy guay en cuanto al photocall

TRICUMPLE

En el #TRICUMPLE del año pasado hicimos 3 cumpleaños en uno, y fue muy guay por todos los invitados y la noche que pasamos, aunque la pobre @cukidishwasher perdiera su iPhone fue una noche genial (de hecho sale a la izquierda de la foto usándolo)

Este año tampoco será nada del otro mundo, sobretodo porque trabajo todo el día (gracias) pero si la compañía es buena y, hay comida, qué más se puede pedir.

Hola, hola, amigo

Dos aviones, 10 horas de vuelo aproximadamente y mi familia y yo pasamos del pantalón largo, el abrigo y el jersey al bikini y las chanclas.
Es una sensación rarísima la de bajar del avión y sentir un golpe de aire caliente en la cara cuando vienes del frío de Barcelona y el de París.

Gift shop en Punta Cana

¿Dónde estoy? ¿El paraíso? Casi: Punta Cana, en la República Dominicana.

Mar y canoas

Los que me conocéis sabéis que no soy mucho de playas, pero esto es distinto.
Los colores allí eran vivos, el mar turquesa, la arena blanca y con una temperatura agradable para caminar sin zapatillas.

Palmeras y Tumbonas

Casi puedo sentir el sabor del Coco Loco si cierro los ojos o el calor del sol sobre mi piel.

Algas y Cocktail

Henry en Punta Cana

Blog2

Varias cosas me llamaron la atención de este viaje. En primer lugar lo increíblemente amable que es la gente por allí. Muy educados todos. Allí todo es “mi amol” “hola hermano” “hola amigo”.

Por otra parte, los dominicanos se mueven mucho en moto. Sin casco, cosa que me choca mucho viniendo de Europa. Aprovechan al máximo la cana, para hacer techos de cualquier cosa y así crear sombra. Los cocos naturales también se reutilizan. Explotan el café, el té verde, el aceite de coco y la mamajuana. No, no he probado. Pero sí he probado la fruta de allí, que es OTRO MUNDO. Desde la papaya a la piña pasando por el mango. Y el marisco de los arrecifes de Punta Cana, del que me hice fan.

Madre en Punta Cana

Cana y Chiringuito

Yo quiero vivir así siempre, rodeada de Coco Locos y pensando en que mi única preocupación diaria sea ponerme crema solar.

V de Villingen

Avión a Villingen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado jueves 15 de mayo mis queridos amigos Rafa y Luis se embarcaron conmigo en un viaje que tenía como destino Alemania, más concretamente, Villingen, el pueblo en el que vive mi familia. Villingen es un lugar encantador al que voy siempre que puedo, con sus calles de piedra y sus casitas de colores con techos de teja. Es un pueblo que tiene más de 1000 años y que está lleno de rincones con encanto, con pinturas en las fachadas de los edificios y flores en sus ventanas.

 

Villingen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las cosas que más hicimos durante este viaje fue comer, eso sin duda. Mi familia es una anfitriona excelente con grandes influencias italianas y eso a la hora de ponerte un plato impresionante ante tus ojos se nota. Durante nuestro viaje visitamos pueblos como el ya mencionado Villingen, Titisee, Neustadt y Konstanz. Comimos salchichas alemanas y currywurst, así como bretzels y kartoffelsalat. Pasamos unas tardes hermosas en los lagos, Luis leyendo, Rafa y yo haciendo fotos, almorzamos bajo la sombra de los árboles y tiramos monedas en la columna que flota junto a la estatua de Konstanz.

Aquí dejo algunas fotos del viaje y ya sabéis, si queréis ir a un sitio pintoresco en Alemania no dudéis en visitar Villingen-Schwenningen!

 

Villingen collage

Merienda de cumpleaños

Hace unos días fue el cumpleaños de mi madre (¡felicidades!) y le preparé unos bizcochos y unas cupcakes para la ocasión. Así quedó todo, dándole un poco de estilo y buen gusto a los dulces.

 photo 27_zps183dcc35.jpg

 photo 24_zps89605060.jpg

 photo 6_zps27041f94.jpg

 photo 22_zps5a54183c.jpg

 photo 10_zpsb12c581e.jpg

 photo 8_zpsf0c95ede.jpg

 photo 21_zps49cd4e8c.jpg

Los bizcochos y las cupcakes las he hecho con la misma masa, sólo he añadido dulce de leche a unas  y topping coloreado a otras (que no quedó muy bien porque no estaba lo suficientemente frío para quedarse duro pero estaba muy bueno).

Próximamente haré más cosas ricas reposteras y las subiré, para que quede constancia de que voy mejorando con el tiempo.

:)